Del otro lado del Sol

Capitulo 1 -pagina 8

A continuación se oyeron unos ruidos de apresuramiento y la puerta se abrió. De dentro no surgieron dos niños como esperaba Dani sino sus compañeros de trabajo Leo y Asura bastante desaliñados. Dani al ver esto se quedo con la boca abierta y exclamó: -¿Pero qué?

-Dani tio nos has cortado el royo- Dijo Leo con cierto enfado. Asura por su parte se la veía bastante avergonzada por haber sido descubierta.

-¿Sabéis que están prohibidas las relaciones en horas de trabajo no?. Si Straussen se enterase de esto nos caería a los tres un paquete bien gordo- Exclamó Dani con cierto nerviosismo. ¿Desde cuand……- Dani no puedo acabar la frase. Un grito les sobresaltó a los tres.

-Mierda los niños- exclamó Dani  y rápidamente salió del lavabo.

Dani corrió hacia donde provenía el grito de una mujer que identificó como la profesora y llegó hasta la sala del radio telescopio. Nada más entrar le dio un vuelco al corazón. Arriba, en lo alto del aparato, puedo ver a uno de los niños caminando por una de las vigas sin ningún medio de precaución. Abajo la profesora le gritaba desesperada.

-¡¡¡David!!!. Baja ahora mismo de ahí arriba de vas a hacer daño. Por favor- Gritaba la profesora en tono lastimero.

Justo cuando Dani se disponía a decir algo vio al otro niño enfrente de los paneles que dirigían la maquina y como tocaba un par de botones. Automáticamente, la parte superior del radio telescopio rotó un par de centímetros lo que hizo que el niño perdiese el equilibrio, cayó de rodillas sobre la viga en la que estaba y resbaló asta estar sujetado solo por ambos brazos.

Cuando Dani vio esto se le helo la sangre. El niño estaba colgando sobre el vacio pataleando y llorando. La profesora volvió a gritar de nuevo pero esta vez más fuerte que antes cosa que hizo reaccionar a Dani. Rápidamente corrió a las escaleras y empezó a subir. Abajo Asura se dirigió lo más rápido  que pudo al otro niño y lo apartó de los mandos sin no antes reprimirle su comportamiento instintivamente en Japonés.

Dani seguía subiendo las escaleras hasta que llegó a la viga donde se encontraba el niño. Lentamente fue encaramándose hasta que se puso a gatas. Fue gateando hacia el niño mientras lo tranquilizaba.

-Escucha chico estoy llegando hacia ti. Cuando llegue te alzare y quiero que te aferres muy fuerte a mi espalda. No te preocupes todo saldrá bien-

Cuando estaba a punto de llegar vio como al niño se soltaba de una de las manos y empezaba a gritar de desesperación. Abajo la profesora comenzó a chillar y a llevarse las manos a la cara presintiendo lo peor. Dani gateó más rápido y lo agarro del brazo.

-Muy bien te tengo sujeto. Ahora te alzare de acuerdo y cuando lo haga intenta subirte a mi espalda- Dijo Dani. El niño asintió y Dani se puso a levantarlo.

En una situación normal levantar a un niño de uno 40 kilos aproximadamente no le supondría ningún problema. Pero dada la situación de equilibrio precario que estaba le supuso un gran esfuerzo. Lo levanto con una mano intentando mantener el equilibrio con la otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*