Del otro lado del Sol

Capitulo uno: Contacto

Pocos se imaginan que el cambio de una era ocurriese de la noche a la mañana, así sin más, mientras riegan las plantas, pasean a sus perros, acuestan a sus hijos o pronuncian insultos en el embotellamiento matutino de siempre cuando van a trabajar.

Quizás muy pocos estaban preparados para la llegada de ese día. Las noticias de esa mañana en la región europea no eran muy halagüeñas sobre todo para España, la prima de riesgo había subido, mientras la credibilidad de los políticos bajaba inexorablemente debido no solo a su mala gestión sino también por el incesante rumor de corrupción que salpicaba a la cúpula del partido gobernante.

La gente en España se había llegado casi a acostumbrar a esto aunque eso no quiere decir que no estuviese indignada que si lo estaban, pero lo llevaban con muy buenas formas. Había gente que podía dar gracias a Dios por el trabajo que tenia aunque no fuese el de sus sueños, pero algunos, habían tenido la suerte de poder elegir el trabajo que más le gustaba como es el caso de uno de nuestros protagonistas.

Daniel Caballo, Dani para los amigos, se dirigía como cada mañana a su trabajo en su 4X4 de fabricación alemana. Un Opel Frontera de color azul oscuro seminuevo que compró a precio de ganga. A sus 28 años había conseguido el logro de trabajar en su gran pasión que era la astronomía. Media 1’ 75, tenía los ojos verdes y aunque no dedicaba mucho tiempo al deporte estaba bastante en forma. Subió las cuestas hacia el observatorio radar instalado en el Teide esperando no llegar demasiado tarde para relevar a su compañero de noche pues Daniel se había dormido, una falta que podía considerarse grave en su trabajo si no fuera porque él era el encargado.

Cuando llegó al aparcamiento y bajo del coche hizo una rápida mirada al cielo, estaba despejado como casi todos los días de esa primavera del 2013, y entró dentro de las instalaciones. En ella se podía distinguir los diversos telescopios que poblaban la cima. Algunos dedicados exclusivamente a analizar el sol y otros el cielo nocturno.

Se dirigió al edificio radio tecnológico de donde era encargado. Estaba dedicado principalmente a analizar todas las longitudes de onda del universo así como su espectrometría. A medida que avanzaba podía ver a algunos compañeros del turno de noche que regresaban a sus casas. Reconoció a Edu, un compañero del edifico radio tecnológico que se dirigía hacia él con aspecto sonriente.

-Vaya vaya, si ya ha llegado aquí la bella durmiente – Dijo con cierta sorna Edu – ¿Otra vez el despertador?

3 Replies to “Del otro lado del Sol”

  1. Interesante. A primera vista se parecería bastante a la realidad, pero si te fijas, ¿un astronomo en España? esa debe de ser la ficción XD

  2. A simple vista me ha recordado un capítulo de un libro de stephen king,no me acuerdo bien:todo es eventual,en el que un chico se gana la vida simplemente por tener poderes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*