El ladrón de inocencias

Tengo miedo. Me han encerrado en el dormitorio del cura. Marcos dice que cuando te encierran en la habitación del cura, este viene y te hace cosas malas. Tengo mucho miedo.

Por el ojo de la cerradura puedo ver como se quita la sotana y se esconde el anillo en el bolsillo. Marcos dice que lo hace para que Dios le perdone por las cosas malas, pero Dios no le perdonará. También pone el radiocasete y la música llena toda la habitación. Puedo escuchar la mujer de la radio cantando.

Cuando termina los preparativos el cura entra en el dormitorio, pero yo ya estoy escondido.

  • No te escondas. No tienes nada que temer de mí, porque soy el mensajero de Dios.

Sé que es mentira. Mis amigos me dicen que es un hombre malo y que Dios le odia. Escucho como el armario se abre y me busca dentro de él, pero yo no estoy dentro del armario, sino arriba. Puedo ver cómo mira dentro y decido empujar una maleta muy pesada que tiene encima del armario. ¿Qué tendrá dentro? Pesa mucho. Finalmente la maleta cae sobre el cura y el cura también cae. No se mueve. Salto y me voy.

Era un hombre malo y yo tenía mucho miedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*