La armonía del caos

Hubo bastante revuelo al escuchar las palabras de Marc, pero al poco rato se calmó. Sabían que Marc tenía razón, aunque les costase admitirlo, pero en muchos casos no era por miedo, sino por pereza. No les habría importado ir al mismo lado del portal si hubiera sido para realizar una barbacoa, pero para buscar un disco duro ya no les parecía tan emocionante.

Todos los presentes aceptaron ir, pero muchos de ellos tenían sus propios planes para la excursión.

El grupo cogió los coches y se dirigió a la zona. Conforme se acercaban podían ver que los militares habían cercado toda la zona con un edificio circular. Dicho perímetro estaba diseñado de tal forma que los militares podrían estar dentro de él, realizando actividades administrativas, utilizándolo como barricada y además eliminando la visión de lo que ocurría dentro del perímetro a civiles.

Conforme se acercaba Rafael comenzó a indicar.

–          Parece que están disparando. ¿Qué debe de estar pasando ahí dentro?

–          ¿Qué dices? No se escucha ningún disparo. – Contestó Speed. – ¿Tu escuchas alguno? ­– Preguntó a Lluc.

–          No. Yo no escucho nada.

–          Pero si no paran de escucharse disparos. Parecen ametralladoras. – Continuó Rafael.

–          A la distancia que estamos es imposible que escuches nada. Debe de ser tu imaginación. – Finalizó Speed.

Rafael  tuvo que aceptar la explicación de su amigo, pues había demasiada distancia como para escuchar tiros ya que la zona apenas se perfilaba a bastante distancia.

Speed era otro de los viejos amigos de Marc, aunque a diferencia del resto, él se había distanciado porqué así lo quiso. Marc siempre le guardo rencor por haber roto la amistad por culpa de una chica, pero su amigo resultó ser un calzonazos que hacía todo lo que su novia le decía. El dinero que ganaba era gracias a las carreras clandestinas aunque, por desgracia para él, nunca había sobresalido demasiado.

Cuando llegaron a la zona se encontraron a un soldado en la puerta, pero más que vigilarla parecía estar desesperado hablando por un walkitalkie, tanto que ni siquiera pareció reparar en ellos.

One Reply to “La armonía del caos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*