La armonía del caos

Rafael había quedado más confuso y decidió investigar qué había pasado. Decidió salir y preguntar al médico que donde lo habían encontrado, a lo que él amablemente le indicó que lo encontraron en las afueras del casino de Barcelona.

Rafael ya sabía la afición que tenía Uriel por dicho casino, por lo que no se extrañó, pero siempre había salido de ahí por su propio pie y en muchas ocasiones, un poco más rico.  Cuando llegó comprobó como un grupo de policías estaba investigando en el local el incidente de su primo. Volvió a proceder con el mismo método que había utilizado en el hospital. Volvió a notar como perdía la vista mientras escuchaba una conversación de un policía por teléfono.

–          Estoy viendo el video del suceso y hay algo que no cuadra.  – Decía la voz del auricular. – Efectivamente el corcho de la botella rebotó contra el techo y le golpeó a él derribándolo al suelo. Lo extraño es que cuando eso ocurría todos los miembros del casino estaban mirando a otro sitio.

–          ¿Preparado? – Preguntaba el policía.

–          Si es un montaje estamos hablando del mayor montaje que he visto con diferencia. Estamos hablando de más de un centenar de personas mirando hacia otro lado en el mismo instante. Justo después toco el premio gordo del casino con lo que hubo la desbandada de gente que le pisoteó sin darse cuenta de que estaba ahí, y para acabarlo de rematar en ese momento se suelta la lámpara de araña que estaba justo encima suyo. No sé que hacía un tio con tan mala suerte en un casino.

–          Pues ganar pasta, y mucha. Por lo que he sacado de las conversaciones estaba teniendo mucha suerte. El chico entró con cien euros y ya llevaba cien millones. Juego al que jugaba, juego que ganaba, pero al final al pobre se le acabó la suerte.

Cuando acabó la conversación, Rafael volvió al hospital convencido que lo que había ocurrido se debía al poder que había adquirido Uriel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*