La armonía del caos

Los siguientes días la mayoría los pasaron investigando acerca de sus poderes. Rafael ya estaba convencido que el poder de su primo había sido una maldición para él, y tenía miedo de que en su caso fuese lo mismo. Marc estaba convencido que todos los poderes adquiridos tenían un lado oscuro, como si para equilibrar la adquisición de dicho poder habían de adquirir su contra.

Sergio estaba confundido. Ya le habían informado de que se había transformado en una especie de demonio y que había perdido completamente el control de su cuerpo. No recordaba nada de lo ocurrido, pero sin embargo, a partir de ese día se despertaba sudoroso de una pesadilla. Dicha pesadilla no la recordaba con muchos detalles, pero podía ver como él despedazaba a Lluc.

A partir de entonces comenzó a estar espantado de él mismo. Pensar que ese ser estaba en su interior y qué podría salir en cualquier momento acabando con los que estuvieran cerca de él. Sus familiares y amigos corrían peligro únicamente por permanecer a su lado. Él terror le corroía y poco a poco se fue ausentando del mundo exterior, quedándose solo en su propia casa. Y a partir de este punto empezó a adquirir agorafobia, ya que no se atrevía a salir de su piso. Finalmente decidió dejar su empleo. Se comunicaba con el resto del mundo a través de internet y encargaba la compra utilizando dicha herramienta y dicha tecnología le permitía no tener que aislarse completamente. Su único contacto humano era su hermana, que insistía en entrar en su casa, aunque sin conseguir pasar de la puerta.

El único problema que tenía su plan era que tarde o temprano se le acabaría el dinero, pero esperaba que cuando eso ocurriese Marc hubiera encontrado una solución al problema y pudiese volver a su vida normal.

One Reply to “La armonía del caos”

  1. Pingback: La armonía del caos (índice) | Relatos en Serie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*