La armonía del caos

Un buen día para el caos.

Eso pensaba Marc mientras se dirigía al trabajo. Sus amigos pensaban que era bastante pesimista, pero él se consideraba un realista que intentaba hacer ver a los demás que no habían analizado todas las posibilidades.

Era investigador en un proyecto bastante innovador que podría llevar a la nación a ser puntera en ciencia. Por desgracia los recortes en investigación había provocado la obligación de aportar pruebas de manera inmediata de su viabilidad. Marc estaba molesto pues aun no habían realizado suficientes pruebas para garantizar la seguridad de la operación, pero no era el jefe del proyecto ni el que lo financiaba, por lo que su opinión carecía de valor.

Había descubierto que la realidad se movía a través de una curva armónica y el proyecto consistía en manipular dicha curva. En caso de éxito podrían modificar la realidad para hacer que fuese como quisiesen. Serían dioses. Un proyecto así parecería que tendría muchas subvenciones, pero por desgracia la probabilidades de éxito eran escasas. Nadie quería arriesgar en él. Solo el estado les subvencionaba y quería resultados inmediatos o les quitarían la subvención.

Pero era demasiado arriesgado. Un fallo podría ocasionar que ocurriese algo desagradable, por decirlo levemente, pues en el peor de los casos podrían llegar a deshacer la realidad. Esto se lo había intentado hacer ver a sus superiores, pero ninguno le querían escuchar, y ahora se aproximada a su trabajo para hacer una prueba que estaba avocada al fracaso. Solo esperaba poder controlar los problemas que pudiesen surgir.

Finalmente llegó al centro de investigación, también conocido como CIDC, Centro de Investigación y Desarrollo de Cataluña y el suyo no era el único proyecto que albergaba. Tenía el tamaño de una pequeña ciudad situada a las afueras de Barcelona. Podía alojar más de un centenar de proyectos de investigación al mismo momento, pero por desgracia en ese momento estaba medio vacío.

Marc saludo al guardia de seguridad mientras entraba preparándose mentalmente para realizar la prueba.

2 Replies to “La armonía del caos”

  1. Pingback: La armonía del caos (índice) | Relatos en Serie

  2. Pingback: La armonía del caos (índice) | Relatos en Serie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*