No humano 2

  • Tienes que arreglarlo. – Nikita le contestó con lo evidente.

La nave voló hasta ponerse encima del barco. Desactivó el sistema de invisibilidad por lo que los Heraldos salieron a cubierta preparándose para la batalla. De la nave solo salió Carlos en su forma de rondador, mostrándose como humano salvo las alas, los cuernos y su cola de demonio.

  • Black, Brown, Puño de Trueno, Tomahawk. Eso es innecesario. Soy amigo, bueno, a decir verdad soy miembro de los Heraldos, bueno, aún no lo soy, pero lo seré y lo soy al mismo tiempo. Mirad, es complicado. Necesito hablar con Francine.
  • Estoy aquí.
  • Hola Francine. – Al volverla a ver la tentación era fuerte, pero ella no le conocía y no podía ceder a la tentación. – El caso es que deberías estar ahora mismo en el puente.
  • ¿Por qué?
  • ¿Ves al chico ese que lo está cruzando?
  • ¿Ese pardillo que tiene pinta de estar perdido? Se parece a ti.
  • Porque soy yo. Bueno, era yo. El caso es que me tienes que conocer.
  • ¿Por qué? ¿Y qué eres? Pareces hada pero no lo eres.
  • Soy un Hexen, aunque mi versión del puente aún no sabe muy bien qué significa eso. Y porque si no no formaré parte de los Heraldos. Además, porque te convertirás en una persona importante para mí.
  • Espera, espera. – Dijo Brown. – Esto es demasiada información. ¿Si de verdad eres un Heraldo donde está tu marca?
  • Aquí. – Dijo mientras se desabrochaba la camisa mostrando el tatuaje de los Heraldos en el pecho, justo encima del corazón.
  • Se podría haber falsificado. Si de verdad lo eres sabrás quienes son realmente Francine, Elizabeth y Tomahawk. – Esta vez quien preguntó fue el capitán.
  • Son los reyes de Invierno, Verano y Otoño respectivamente. Francine aún tiene recuerdos de cuando lo era.
  • Hum, llamad a Alice, a ver si lo que dices es cierto. Por lo que he entendido vienes del futuro, ¿no?
  • Veremos si es verdad. Alice, este tío dice venir del futuro y que se convertirá en un Heraldo. ¿Es cierto?

Alice miró fijamente al Hexen y abrió completamente los ojos pareciendo asombrada.

  • Es cierto. Es el Mensajero de la Fatalidad.
  • Vaya, nunca me han llamado así.
  • Pero traes malas noticias.
  • Si, pero no las puedo decir aún.

Hubieron más preguntas, dado que no estaban del todo convencidos de su veracidad, y Carlos las fue contestando. Hablaron de cosas que solo conocían los Heraldos además de cosas que ocurrirían durante el viaje, antes de que se separasen. Raijin también confirmó su versión indicando que no estaba mintiendo. Finalmente convencieron a Francine para ir a verle. Sin embargo la forma en la que se conocieron no resultaba ser la misma que la que Carlos recordaba. Mientras que la primera vez que la conoció ella estaba llorando, ahora se acercaba envalentonada. En la mente del Hexen comenzaron a convivir las dos formas de conocerla y comprendió que debía tener cuidado pues no sabía cuánto se había alterado.

Después de revivir la escena fueron a ver al mentor de Nikita, un viejo conocido como doctor Europe. Lo encontraron en una pequeña casa en el norte de Rusia rodeada completamente por nieve. Su maestra le había comentado que tenía que contarle varias cosas a su mentor sobre lo sucedido y le pidió permiso, indicando que desvelaría secretos que Carlos podría preferir que permaneciesen ocultos. Ya con el permiso de su alumno llamaron a la puerta.

La persona que abrió tenía el aspecto de un viejo de unos ochenta años, bien trajeado y con una sonrisa amable que le daba aspecto de abuelo entrañable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*