No humano 2

  • No es culpa tuya. No te preocupes.
  • Yo no tengo la culpa.
  • El mundo está en guerra desde mucho antes de que nacieses. Tú te lo has encontrado así. Son muchas razas y no solo compiten entre ellas, sino que compiten contra otras. Tengo la sensación de que cada pequeño grupo constituye un ejército.
  • ¿Tú crees que se pondrá bien?
  • Seguro.
  • La trasladaron a un hospital. Ya no sé dónde está.
  • Yo sospecho dónde está.
  • ¿De verdad sabes dónde está? Llévame. Quiero ver como está.
  • Primero tengo que saber la localización. Lo preguntaré mañana. Creo que en el colegio hay alguien que lo puede saber.
  • Ni sus padres saben dónde se la han llevado. En un centro de recuperación mental. Eso me han dicho. Pero ayer no pudieron ir a verle.
  • Creo que es un hospital de seres sobrehumanos. Por eso no dejan entrar a los humanos. Lo que no sé es si simplemente les cuidan o hacen algo más.
  • No quiero que le hagan nada a Sonia.
  • Hablaré mañana con la profesora.
  • En cambio, ese hijo de puta merece morir.
  • No digas eso. Tranquila, todo volverá a su cauce. Y créeme, si eso te ha parecido raro, hay gente que está mucho peor. Él simplemente ha perdido el control. Ahora seguro que se está arrepintiendo de todo lo que ha hecho.
  • Tía cada vez se pone más dura conmigo. ¿Lo ves normal? ¿Me cierra la herida y luego quiere abrírmela? ¿Por qué? No quiero volver a hablar con la tía. Es mala.
  • No es mala. Lo que quiere es que te vuelvas fuerte. Dentro de poco vendrá gente a hacernos daño y tienes que ser mucho más fuerte. No solo por la prueba, sino porque hay gente peor que el chico ese por ahí.
  • ¿Quién nos va a hacer daño?
  • Hay muchos grupos que se dedican a perseguirnos. Ya te lo he dicho, es como si todo el mundo estuviese en guerra contra todos.
  • Ayer en el vestuario no quise desnudarme y me expulsaron del gimnasio. Me da igual. No haré gimnasia.
  • Respecto a eso quizás pueda hablar con Francine. Tiene dotes de curación. Tengo que descansar si quiero ir mañana al cole. Y no te preocupes, todo saldrá bien.

Después se fueron a dormir. A la mañana siguiente vio que su hermana estaba desayunando.

  • ¿Qué tal te encuentras? ¿Pudiste dormir algo anoche?
  • No.
  • ¿Éstas más tranquila?
  • Si. Pero quiero saber dónde está Sonia.
  • Hoy lo preguntaré. Esta misma tarde te lo digo.
  • ¿Pasa algo? – Preguntó Francine.
  • Nada que …
  • Nada, no pasa nada. – Le interrumpió su hermana.
  • ¿Podrías curarle las heridas?
  • Que nada. – Insistió Laura.
  • Que orgullosa que eres. Si estamos en familia.
  • Me da igual.

Se marchó enfadada.

  • Creo que no le caigo bien.
  • No es eso. Tiene el orgullo por los suelos. Creo que le molesta más que alguien se apiade de ella.
  • Intentaré hablar con ella.

Carlos se fue a hablar con su hermana y llamó a su puerta.

  • ¿Puedo entrar?
  • No. Me estoy cambiando.
  • Esta misma tarde te diré que me ha dicho la profesora.
  • Seguro eh. – Abrió la puerta demostrando que no se estaba cambiando.
  • Siiiiii. Tu tranquilízate. Seguro que lo que te hizo Encarna anoche fue porque estaba preocupada por ti.
  • Si, ya.
  • En serio. He visto muestras de amor más raras que esa. Te lo puedo asegurar.
  • Ya, con espadas, ¿no?
  • ¿Cómo lo sabías?
  • ¡Cállate!

Ya en el instituto no encontró a la profesora. Sin embargo, vio a uno de sus compañeros.

  • Buenas. No encuentro a la profesora Carla, pero me parece que vosotros os lleváis bastante bien. Quizás usted pueda ayudarme.
  • ¿Qué necesitas?
  • ¿Podríamos hablar en privado?
  • Ahora no puedo. Si quieres, después de clase. Te espero en la sala de profesores.
  • Ok. Aunque me sentiría más a gusto hablando con Carla. ¿Si la ves le puedes decir que la estoy buscando?
  • Ella vendrá por la tarde.
  • Pues entonces me tendré que conformar con usted. ¿Qué remedio? – Y se encogió de hombros.
  • ¿Es algo relacionado con alguna asignatura?
  • No. Es algo relacionado con algunos heridos que han sido enviados al hospital.
  • Últimamente ha habido un par de altercados.
  • Ya lo hablaremos después.
  • Se ha corrido el rumor de que ha habido tiroteos y violencia en algunos alumnos. Que no te engañen Carlos, todo es mentira. Lo dicen para que no salgáis por la noche.
  • A mí me da igual todo eso. El problema es que ha sido involucrada una amiga. Y sospecho que está en vuestro hospital.
  • ¿Nuestro hospital?
  • Da igual, ya hablaremos más tarde en privado.

Carlos se preguntó si no se había equivocado con el profesor. A diferencia de Carla, este le parecía humano. Decidió no asistir a la reunión con dicho profesor y esperó a la tarde. La encontró en la sala de profesores.

  • Disculpad que os moleste. Profesora Carla, me gustaría tener una reunión con usted.
  • Josep me ha dicho que me estabas buscando.
  • Es sobre el tema que hablamos la última vez.
  • Si. Él está en casa.
  • No es sobre él. Sobre una discusión en la que se involucró una amiga mía. Esto es un acto que ocurrió ayer.

Le explicó lo que le había contado su hermana, omitiendo las partes sobrenaturales, ya que había humanos presentes que podían escuchar la conversación. La profesora admitió desconocimiento del asunto.

  • ¿Ahora hay otro grupo que se dedica a los mismo?
  • ¿De qué estás hablando? Es una tragedia, pero no sé nada.
  • ¿No sabes quien más podría estar dedicándose a lo mismo?
  • Lo estás comparando con algo diferente. Él estaba perdiendo mucha sangre, por lo que lo trasladaron de hospital. Pero lo de tu amiga… Muchas de esas tragedias han estado ocurriendo últimamente.
  • No recordaba que la ciudad fuese así antes de irme.
  • Hay otro chico, no de este instituto, de otro, que también ha desaparecido. No lo sé. Llevo poco tiempo siendo profesora. Siempre hay más de lo que se ve a simple vista. Los padres lo esconden.
  • ¿Crees que los padres están escondiendo a su propia hija?
  • No lo sé. He visto comportamientos extraños de alumnos. Repentinamente veo que desaparecen y vuelven muy cambiados. No me gusta preguntar, pero lo ves.
  • Mejor. No te lo creerías.
  • Muchos alumnos han sufrido grandes cambios. Se escuchan rumores. Pero nunca acabas sabiendo exactamente qué ocurre. Ahora que recuerdo, la chica que me estás diciendo, fue ingresada en el hospital. Es lo único que sé.
  • Vale, muchas gracias.

A la salida vio que los cuatro franceses de su clase se estaban metiendo con otro alumno. Su apariencia era la de gamberros y abusones. Carlos ya tenía bastantes problemas y se fue ignorando la situación.

Una vez en casa tenía una reunión con su padre, quien ya estaba preparado.

  • Buenas. Te veo bastante decaído. – Dijo el hijo al padre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*