No humano 2

  • Creemos que han sido sujetos de prueba. – Respondió seriamente.
  • Eso me recuerda. La mujer a la que me enviasteis el otro día, después de mirar las fotos dijo que podrían comenzar con las pruebas.
  • ¿Crees que ella tiene a tu amigo?
  • Es una opción a estudiar.
  • Ya sabes nuestra política.
  • No haré nada. Ya tengo bastantes problemas.
  • Muchas veces veo esos chavales en el parque formando jaleo. ¿De verdad quieres comprobar si tu amigo está bien?
  • ¿En su piso? No hay ningún problema por comprobarlo.
  • ¿Y si no está en su piso? No te preocupes. Es una respuesta básica.
  • Bueno, soy bastante curioso. No me importaría comprobarlo.
  • Volvamos a la tienda. Esta noche va a ser larga. ¡AAAAAAHHHHH! Yo quería acabar pronto.
  • Hey, que yo tengo mis propias formas de hacerlo.
  • Sería complicado entrar en esa casa a menos que fueses un vampiro.
  • El problema es que, si realmente tengo un vínculo, lo tendría que tener ahora.
  • Pareces muy joven. Aunque no negaré que tienes bastante talento. Pero, yo no soy nadie y solo te puedo dar información.

Ya dentro de la tienda la conversación prosiguió. Le mostró un mapa de Barcelona cortado en varios sectores.

  • Aquí tienes el mapa de la ciudad. Cada sección está controlada por un regente con su propio modus operandi. Los humanos entendemos que hay un alcalde para toda la ciudad y cada zona está regentada por regidores. Pero la verdad es que, sobrenaturalmente, cada barrio es una zona de un regente. Toda la ciudad está dividida. Y estos grupos sobrenaturales se pelean por el control. Los vampiros son los más fuertes. – Señaló el puerto. – Esta zona, está controlada por la condesa con la que hablaste. Debajo de todo el puerto hay infinitos túneles. Una segunda ciudad. Toda la mierda que no aparece arriba está abajo. Y es abajo donde se libran las batallas. Estas zonas están en guerra y no todas las zonas están controladas por vampiros. Si crees que tu amigo está allí, deberás acceder por las puertas secundarias. No tenemos llave y normalmente hay seguridad. Esto es lo único que te puedo decir.
  • Ya me has dicho bastante.
  • Es lo denominado, submundo. Lógicamente, esto no pasa en todo el mundo. Paris, Londres, Nueva York tienen sus submundos completamente diferentes. Incluso algunos están aislados. Lo que los humanos ignoran, los sobrenaturales lo controlan. Puedes pasar por encima de Plaza Cataluña y desconocer que abajo se hacen luchas clandestinas.
  • Parece que sabes mucho.
  • Conozco un poco, pero solo un poco. Se de las zonas principales. Nunca me he metido en estas zonas y son bastante peligrosas. Si no tienes permiso te puedes meter en un buen follón. Otros accesos son directamente desde el puerto, bajo el agua. No sé si es posible que tu amigo haya sido puesto a prueba y haya sido reclutado por uno de los regentes.
  • Aquí hay algo que no entiendo. Una profesora mía afirma que fue llevada a un hospital y hoy mismo que había sido dado de alta, aunque ayer me dijo que le darían de alta la semana que viene. El problema está con la otra amiga, de la que no sabe nada. Creo que la condesa tiene a mi amiga, y la profesora al chaval. Como tú has dicho, lo han reclutado. Además, la misma profesora me intentó reclutar a mí.
  • Ya te he dicho que hay muchos grupos.
  • Ufff. – Suspiró. – Como os complicais.
  • Es nuestra base de ingresos. Si no fuese por esto, no cobraríamos. Mantener la seguridad es importante y estos seis grupos no les gustan los problemas.
  • ¿Cuándo aprenderéis a trabajar unidos?
  • No sé de qué me estás hablando. Estos seis grupos son independientes. ¿Para qué van a trabajar juntos? Si estuviesen unidos no habría guerras.
  • Pareces una buena persona, quizás algún día te lo explique. No te lo tomes a mal, pero, aunque confiase en ti, he descubierto que a todo el que se lo cuento…
  • Está bien, está bien. Yo solo te doy la info.
  • Bueno. Vamos a tomar esa copa.

Ya en el bar.

  • Urajara ha dicho que formaras parte de nosotros. Él confía ciegamente en ti.
  • Supongo que le tendré que explicar algo de mí, si confía tan ciegamente. Sería una descortesía no hacerlo.
  • Puedes explicarle lo que quieras. No me gustó la prueba que te hizo para entrar y ahora mi marido se piensa que soy una puta.
  • ¿Estás casada?
  • Si. ¿Por qué?
  • No. Simplemente nunca me lo habría imaginado.
  • Me dan rabia los hombres que son inseguros. Al principio, en el instituto, ya iba detrás de mí y ya era inseguro. Me costó. ¿Y tú?
  • Lo mío con Francine fue muy distinto. A mí me gustaba otra chica. Estaba bastante confundido porque acababa de descubrir que no soy humano. Además, los míos, por un royo que no viene al cuento me estaban persiguiendo.
  • ¿Eras un exiliado o algo así?
  • No te lo sabría decir. El caso es que durante la huida encontré a Francine y fue un flechazo. Nunca antes me había acercado a una chica. Sin embargo, fue verla y …
  • Vaya, me alegro. ¿Cuánto tiempo lleváis juntos?
  • Un año, pero no lo hemos pasado todo juntos.
  • Entonces no te ha dado tiempo de estar con ella. Bueno, lo importante es que estáis juntos. Intenta no mezclar el trabajo con la familia.
  • Esa es la duda que tengo. Si me involucro demasiado …
  • Tampoco quiero que vayas. Solo te informo. Podemos hacer que vayan los otros, no te preocupes.
  • De momento no voy a hacer nada.
  • Son bastante buenos. Yo también tengo curiosidad de lo que trama la condesa. Hemos hecho un trabajo muy importante. Y con la información que le hemos dado puede hacer bastantes cosas. Ya veremos que hace. Dime Carlos. Yo simplemente soy una humana normal y corriente. No tengo ningún poder. Urajara es un mago. Los cazadores son de diferentes razas. También tenemos informadores. Creo que algunos se parecen a ti. Hexen, ¿no es así? Normalmente no suelen trabajar bien con otros, pero tu pareces diferente.
  • Ni te lo imaginas. Supongo que una de las razones por la que soy diferente es porque hasta hace un año era humano. Y durante este año me lo he pasado rodeado de Changelings, en vez de los míos.
  • ¿En serio?
  • Prácticamente no he estado en contacto con mi raza.
  • Los Changelings son una raza extraña. Hemos trabajado con ellos. Pero se esconden muy bien. No les gusta mostrarse como los hombres lobo.
  • Con los que estaba guardaban bastantes secretos, pero sí que se mostraban bastante amistosos. Además, se han hecho famoso.
  • ¿A sí? Yo pensaba que solo trabajaban en el teatro y en algunas películas. Bueno, también como presentadores de televisión.
  • Bueno, además, Francine y yo estamos esperando un hijo.
  • Vaya.
  • Si. No hace falta que lo digas. Hemos ido demasiado rápido. Me lo han dicho todo el mundo.
  • Si yo tengo veintisiete. Pues felicidades. Espero que este trabajo te dé para mantenerlo. Aunque creo que con lo que cobras actualmente te tendré que pasar a otra sección. No sé. Ya dirás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*