No humano 2

Al día siguiente Francine lo despertó.

  • Hola cariño.
  • Hola, ¿Qué tal? ¿Laura aún no se ha levantado?
  • No lo sé.

Después de comprobar que su hermana seguía durmiendo prosiguió la conversación.

  • ¿Podemos hablar en privado? – Le dijo a Francine.
  • Claro que sí.
  • Ayer por la noche se lio bastante.
  • ¿Problemas con el trabajo? ¿Qué ha pasado?
  • El vidente que estábamos buscando apareció y nos dijo donde estaba Silvia.  A mí y a Laura.
  • ¿Salió anoche? ¿Y cómo es que el vidente te encontró?
  • Dijo que estaba en su destino.
  • ¿Cómo es posible?
  • Ya te contaré todo lo que me dijo. El caso es que descubrimos que la quieren vender como esclava. Laura enloqueció e intentó liberarla sola.
  • Joder. Eso es fuerte.
  • Mi padre dice que se quiere encargar. Y los de la tienda también quieren hacerlo. Mi padre me ha pedido no hacer nada. ¿Cómo esperan que me quede de brazos cruzados?
  • No se Carlos. Intento entenderlo. Sé que no soy nadie para darte ningún consejo.
  • Se lo que va a ocurrir dentro de ciento cincuenta años, intento impedirlo y lo que estoy viendo es que este mundo está corrompido. A tomar por culo todo.

Francine lloró a lo que su novio la abrazó.

  • Nada, tranquila.
  • En todos los sitios hay el mal.
  • Si, bueno. Una cosa es el mal. A mí eso no me importa. Pero la esclavitud no la soporto.
  • Yo no puedo hacer mucho ahora. Aunque muera.
  • No pasa nada. Prometí que te protegería. Pero bueno, aunque no me guste tengo que asimilarlo.
  • No. La prioridad también es la familia y tus amigos. Tu hermana está sufriendo mucho. Si podemos la deberíamos ayudar. Aunque tu padre quiera protegerte mi corazón es demasiado salvaje. Siempre he sido así. Tu padre también desea ayudarte y que confíes en él.
  • Otra cosa más que no le he dicho a mi padre. Cuando el vidente se puso a leer mi destino …
  • ¿Qué destino?
  • El caso es que cuando comenzó se puso a hablar en un idioma extraño. Como si estuviésemos en una película. Su voz no le pertenecía. Me dijo que tenía que volver.
  • ¿Qué idioma era ese?
  • No era de este mundo.
  • ¿Pero cómo lo sabías? ¿Cómo lo entendiste?
  • Porque era el idioma de mi raza original. Dijo que la guerra no acabaría hasta que yo regresase.

Francine abrió por completo los ojos sorprendida.

  • Carlos. – Abrazó fuertemente a su amado. – Aguanta un poco más.
  • Estoy completamente confundido. No entiendo lo que está pasando.
  • Dicen que nuestras almas acabarán volviendo a Arcadia algún día. Aunque ahora seamos changelings.
  • Me lo imaginé pero, siempre quise aprovechar el poco tiempo del que pudiese disponer.
  • Eso significa que tu alma algún día deberá regresar allí.
  • Pero es raro. Estoy seguro que mi alma es artificial.
  • ¿Cómo puedes decir eso?
  • Por una visión que tuve.
  • Yo creo que eres real. – Lo besó y recibió un abrazo.
  • Esta noche gasté bastante Dark Side. Voy a ponerme a meditar un rato.
  • ¿No vas al instituto?
  • No. Hoy no. Prefiero vigilar a mi hermana, no vaya a ser que haga alguna locura.

Horas más tarde Laura se despertó y se presentó en pijama en el comedor.

  • ¿Qué tal estás? – Le preguntó su hermano. Notó que había estado llorando. – Te entiendo perfectamente. Mejor de lo que te puedas imaginar.

Como respuesta obtuvo el silencio.

  • Parece que tanto papa como los de la tienda tienen algún plan. Tendremos que esperar a ver que dicen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*