No humano 2

  • No creo que sea mucho más peligroso que lo que nosotros hacemos.

Después de la conversación se dirigió al trabajo. Tenía muchas cosas en que pensar y no tenía claro cual camino escoger. Juno le informó de que todas las personas que habían rescatado estaban bien. Aunque Carlos quería hablar con el otro Hexen, todos los rescatados se habían ido. Tendría que buscarlo en otro momento.

Durante su jornada llegaron cinco camiones que llevaban diversas mercancías a la tienda. No sabía dónde colocar todo el cargamento ya que la tienda no era tan grande. Intentó pedir ayuda a Juno, pero no la encontró por ningún lado. Se esforzó por encontrar un hueco donde almacenar las cajas, pero cada vez se sentía más agobiado. Al final tuvo que dejar cajas incluso en la celda de las tres hermanas.

Cuando por fin había terminado de apilar las cajas aparecieron cinco caminos más. Comprobó el registro y vio que tenía que llegar quince pedidos, pero en ningún momento se imagino que quince pedidos fuesen veinte camiones. No tuvo más remedio que introducir lo que quedaba de cargamento en su dimensión interior. Para que no se desperdigasen, ya que el espacio mágico que creaba el hechizo era tan grande que no había podido examinarlo entero, construyó un almacén de hielo donde colocarlos. La tarea no resultó barata, ya que tuvo que consumir casi toda su quintaesencia. Esa era el poder mágico que le permitía utilizar los saberes. Estaba cansado tanto física como espiritualmente.

La última caja que llego tenía dimensiones desproporcionadas. Era más grande que la misma tienda y para descargarla tuvieron que utilizar una grúa.

Una de las cosas que sorprendían a Carlos, es que el callejón donde se encontraba la tienda siempre estaba vacío. Eso le facilitaba el poder utilizar sus poderes, ya que si hubiesen habido espectadores podría haber tenido problemas. El método tradicional para teletransportar las cajas habría consumido toda su esencia y no habría podido enviarlas todas. Por esa razón decidió utilizar un ritual. Los rituales eran otra forma de utilizar sus saberes. Requerían de mucho más tiempo, ya que podían durar horas mientras que el método tradicional eran solo segundos. La ventaja estaba en que no requería de tanta quintaesencia.

Terminó el ritual tarde. Hacía ya una hora que debería haber cerrado la tienda. Seguía sin haber señales de Juno o de Urajara. A pesar de eso, Carlos decidió esperar un poco más. El primero en llegar fue Swarchy, el hombre cucaracha.

  • Pero, ¿cómo está todo?
  • Han traído un montón de cajas.
  • Ah. El cargamento.
  • ¿Qué cojones habéis traído? ¿Y donde cojones está Juno y Urajara? Tendría que haber cerrado hace tiempo la tienda.
  • Sí, bueno … Es que si te explico … Estás con nosotros. Hemos confiscado todo el barco. Bueno, nosotros no hemos sido en realidad. Pero hemos hecho que ciertos grupos lo confisquen. Hemos tenido mucha suerte.
  • ¿A qué te refieres?
  • Esa misión era muy peligrosa. Ya sabes que estamos tratando con muchas facciones. Pero cuando la cagamos, a Urajara se le ocurrió un plan estupendo. Dejamos que se descubriera todo. Absolutamente todo. Utilizamos la información como nuestra propia baza para salvarnos. Nos han obsequiado con parte del cargamento del barco. No creo que hayan descubierto que fuimos nosotros porque nos cargamos el vampiro que podía ver en el pasado.
  • Me habría gustado hablar con ese vampiro.
  • No tenía mucho que decir.

Ahora que tenía más tiempo, observó con detalle a su compañero. Por su forma de moverse dedujo que debía tratarse de un cambia formas, un hombre cucaracha para ser más exacto. Ya lo había sospechado, pero ahora estaba convencido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*