No humano 2

  • La verdad es que busco información más que otra cosa. Y si lo que supongo es cierto, a ti también te interesa la información.
  • ¿A mí?
  • ¿Podemos ir a algún sitio más tranquilo?
  • Me han dicho que has estado buscándome. Tú te piensas que yo no lo sé, ¿verdad?
  • Claro que lo sabes. Precisamente por eso quiero preguntarte algunas cosas que no me cuadran. ¿Por qué te piensas que te he pedido de un sitio donde estemos solos? Para hablar seriamente.
  • ¿No serás como ellos verdad?
  • Los dos somos como ellos. – Pensando que se refería a la raza.
  • No, no, no. Yo no me refiero a eso. Yo se que tu eres como yo. Lo supe cuando te vi. Sabía que eras como yo. Pero, aquellos que intentan imponer el orden, están en contra.
  • ¿Imponer el orden?
  • Sí. El orden. Aquellos que no son humanos y que obedecen a una especie de religión o cultura tecnológica. Los tecnócratas.
  • He oído hablar de esos, aunque todavía no he visto ninguno. No sabía que estaban metidos en todo esto.
  • Ellos son el iceberg. No quiero hablar de esto ahora.
  • Está bien, pero ves con cuidado. – La novia apareció y le ofreció una cerveza. – Los que te capturaron, estoy seguro que siguen tras de ti.
  • Me traicionaron. Si van detrás mío, pues tío, me acabarán capturando otra vez. ¿Sabes por qué? Porque ellos lo saben todo. No tengo donde esconderme. Me han apartado. Soy un repudiado. No deberías estar hablando conmigo si no quieres problemas.
  • Yo soy los problemas.  No te preocupes por mí. Tengo muchísimos más problemas de los que te puedas imaginar.
  • Pues tío, yo ahora, a mi me la pela todo. Voy a seguir con mi vida, aunque sepan dónde estoy. No sé porque yo, tío. Si no soy nadie, tío.
  • Por lo que sé, los tecnócratas nos tienen un poquito de manía.
  • No es por ellos. Es por nosotros mismos.
  • ¿Qué sabes del clan Yato?
  • Yo formo parte del clan Yato. Está en la sangre. Aunque seas un repudiado sigues formando parte del clan.
  • Eso complica bastante las cosas. Ya he tenido un par de encuentros con vuestro clan y no han sido muy agradables. Quizás sepas responderme a una pregunta. ¿Por qué el clan Yato está en contra de la Tierra?
  • No sé de qué cojones me hablas. ¿En contra de la Tierra? ¿Pero de dónde vienes?
  • Buena pregunta. No tengo ni idea.
  • En contra de la Tierra. – El comentario le hizo tanta gracia que no pudo evitar soltar una carcajada. Se le notaba que por culpa del alcohol no estaba muy centrado en la conversación.
  • Supongo que no … que no sabes nada.
  • Eres tú que no sabes nada. ¿En contra de la Tierra? Tío. Intentamos hacer las cosas bien, joder.
  • ¿Como  por ejemplo ocultando información vital?
  • ¿Ocultar información? ¿Y quién no la oculta? El primero en hablar es el estúpido. Mira. Esto pasó hace mucho tiempo. Es lo que me han enseñado. Nuestra estirpe, antiguamente, formaba parte de otra. Hasta que el gran hijo de puta la cagó. Se le fue la olla y asesinó a muchos de los nuestros. Cuando estuvimos solos nos dispersamos y nos dedicamos a matarnos entre nosotros. No solo entre nosotros, sino entre cualquier cosa que fuera rara. Ya me entiendes. Se creó mucho odio entonces y nosotros éramos de los que pensábamos que las cosas podían cambiar. ¿Sabes lo que hicieron? La gran mayoría se alió en contra nuestra y nos vencieron. Nos machacaron.  No sabes cuantas líneas de sangre desaparecieron en esa batalla. Mierda, joder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*