No humano 2

  • Está todo mamao. – Respondió otro de sus amigos. – A veces tiene ilusiones. Mira. Entre tú y yo. Ya sé que no es normal pero hemos estado juntos desde pequeños. Cuando cambió, tío, lo  pasó bastante mal. Estaba solo. ¿Me entiendes?
  • Me lo imagino. Mi primer año también fue bastante duro.
  • Y luego se enteró de que formaba parte de la mierda esa. Siempre ha pasado de todo. No ha querido meterse con nadie. Sabes. Tu pareces entender de lo que estoy hablando.
  • Sí. Tendría que haber tenido una buena familia, pero por diferentes causas mi primer año me abandonaron. Aunque ahora vuelvo a estar medianamente bien.
  • Yo la verdad es que me acojoné. Ahora lo he aceptado, es así y ya está. Pero no paran de molestarlo, ¿sabes? Quiere mantenerse al margen y le han enchufado ideas raras. No puede. Ahora lo que necesita es descansar la mona y punto.
  • Me habría gustado saber más de él. Si cuando se le pase la mona tiene ganas de charlar … su novia ya sabe donde trabajo.
  • Yo que sé. Sí, ¿por qué no? Ya veremos. No tengo ni idea.

Al llegar a casa se encontró a Francine mirando muebles en una revista.

  • Mira este. ¿Qué te parece?
  • ¿Qué significa? ¿Qué quieres que acepte el trabajo?
  • ¡No! ¿Qué? Pero si se puede pagar a plazos. Doce meses.
  • Ya pero durante esos doce meses hay que pagarlos igualmente.
  • ¿Aún estás pensando en eso? No pienses. Escucha tu corazón y ya está.
  • Digo yo que tendríamos que tener una reunión familiar.
  • ¿Otra vez? No tengo ganas ahora. – Dijo Laura quien acababa de entrar en la sala. – He quedado con Silvia.
  • No es urgente, por lo que da igual. Lo dejamos para otro momento.
  • No. No pasa nada. ¿Qué quieres decirme?
  • Al igual que tú he tomado otra decisión. Ya sé que camino voy a escoger.
  • Ahora mismo te veo como un gran guerrero. Un maestro del boxeo.- Laura no sabía lo que decía ya que su hermano no sabía utilizar los puños.
  • Siendo gran guerrero no puedo hacer todo lo que tengo pendiente. Es imposible. No puedo estar en todos los sitios a la vez.
  • ¿Entonces quieres ser un mago?
  • Voy a ser rey. – La respuesta provocó la carcajada de Laura. – Cuando termines de reírte. ¿Le has dado las gracias a papa?
  • Sí. He hablado con él. Esta mañana ha estado aquí. Dice que todo está arreglado. Aunque él no fue quien rescató a Silvia.
  • Pero gracias a su ayuda, no tenemos que preocuparnos de las consecuencias. – Se había enterado de que el causando de la tormenta que borró su rastro fue su padre.
  • Carlos. Creo que iban a hacer hamburguesas con esa gente. – Susurró Laura.
  • No. Esto yo ya lo he visto antes. – Pensó en lo que había encontrado en el laboratorio donde trabajaba Roy. – Creo que querían experimentar con ellos para crear nuevas criaturas. Quizás utilizar armas biológicas, drogas experimentales … Vete tú a saber. Algunos sí que se convertirían en esclavos sexuales, pero la mayoría, estoy seguro de que iba a experimentar con ellos.
  • De acuerdo rey. – Cortó Francine. – ¿Y cuál es su primera orden?
  • ¿Rey o emperador? Me es igual. Pero tú no creas que te vas a escaquear. Tienes que pensar un nombre al reino al igual que dibujar una bandera.
  • La bandera ya la tenemos.
  • ¿La de los Heraldos?
  • Sí.
  • ¿Y cómo se llama el reino? ¿Heraldia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*