No humano 2

  • Es igual. Es mucho más de lo que esperaba.
  • Debe de estar al caer.
  • Sí. Nacerá el lunes. Pasado mañana.
  • ¿Cómo lo sabes?
  • Me lo dijo un tío bastante pesado e insoportable.

Estuvieron hablando un rato. Más tarde el tema cambió al colegio, ya que el viernes no fue. Sus amigas habían ido a un campamento.

  • Sí. Ya me han hablado del campamento. Tranquila. No te pierdes nada.
  • ¿No es extraño? Los de todos los años.

Estuvieron tanto tiempo hablando que Francine se despertó.

  • ¿Qué tal? ¿Te encuentras mejor?
  • Sí. Me pesa mucho la barriga. Estoy gorda.
  • Será por poco tiempo.
  • Ya no me echas los mismos polvos.
  • ¿Cómo quieres que te los eche? El miércoles te mataré a polvos, que te habrás recuperado. Pero esta vez con condón.
  • Está a punto de nacer. – Le miro con ojos de gatita.
  • ¿Qué quieres? ¿Un antojo?
  • Helado. – Dijo con voz melosa.

Suspiró y salió a comprar. Aunque era capaz de fabricar helados, no por ello estaban buenos. Ya conocía los gustos de su novia, y se dirigió al supermercado para satisfacerla. Le trajo una tarrina grande, la mayor que encontró. Ella se puso contenta.

Cuando se hizo de noche llego su padre y fue a hablar con él.

  • Gracias por la ayuda, que no te la había dado.
  • Actuaste sin mi permiso.
  • Lo sé, y supongo que me merezco un castigo, pero no me arrepiento de lo que hice.
  • No pasa nada pero, deberías habérmelo dicho antes.
  • Intenté decírtelo, pero ya era demasiado tarde.
  • Es inevitable que tu hermana emprenda aventuras así. Ahora estoy con un nuevo asunto.
  • ¿Sabes lo que he descubierto? El chaval con el que hice el vínculo empático es un chico del clan Yato que fue abandonado.
  • ¿Ese chico iba a tu colegio?
  • Sí.
  • Debía ser de los pocos que no ha ido al campamento. No sé cómo voy a solucionar esto. ¿Has notado algo raro en el colegio?
  • Sí. Bastantes. Los alumnos, de vez en cuando se convierten en autómatas y que una de mis profesoras es una mujer loba y me ha intentado reclutar. Quería que trabajase para ellos.
  • Esos chavales han desaparecido. Pensaba que tu sabrías algo ya que has estado allí.
  • ¿Los del campamento? Conozco a alguien que podría saber algo, pero no creo que hoy lo pueda encontrar.
  • Han estado experimentando con control mental. Estoy seguro de que han sido afectados. El lunes, cuando vayas al colegio, espero que todo el mundo esté allí, porque si no, intervendremos.

Después de la charla su padre se fue a dormir. Aun tenía algo de tiempo por lo que lo aprovechó para escribir en su diario y para entrenar. Si disponía de algo de tiempo practicaría con la guitarra en su dimensión interior.

La conversación que había tenido antes con Francine lo tenía confundido. ¿Existirían de verdad elementales en su dimensión interior? Cuando estuvo dentro decidió aprovechar e investigar un poco. Cerró los ojos y se concentró. Intentaba comprobar si detectaba alguna presencia más a parte suya, pero o su poder de concentración no era suficiente o allí no había nadie. Cuando estaba a punto de tirar la toalla detectó unas presencias en una montaña cercana. Fue a investigar.

Al llegar vio a cuatro especies de osos hormigueros que estaba escavando un agujero. La diferencia que había entre esas criaturas y los animales que conocía es que estos seres eran bípedos. Al acercarse se fueron asustados.

  • Esperar. Solo quiero hablar. – Les llamó sin conseguir resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*