No humano

  • Buenos días. Usted debe de ser esa persona tan interesante de la que he oído hablar.
  • Buenos días. No sé qué pueden haber dicho de mí.
  • Me presentaré. Soy el Doctor Imperator. He oído que le encontraron en el campo de batalla muy malherido y que los cuidados médicos no eran aceptados por su organismo. Sin embargo aquí esta. Recuperado completamente.
  • Yo también he estado escuchando de usted. Es el creador de los clones que luchan contra los Migus, ¿verdad?
  • Jo jo jo. Si, la verdad es que están siendo de mucha ayuda. Humanos mejorados genéticamente. Pero no consiste únicamente en eso mis progresos. Si alguna vez tienes algo de tiempo me gustaría conversar más calmadamente con usted. En verdad parece una persona interesante, pero por desgracia el deber me llama.

Después de la conversación con el extraño doctor, Carlos salió de la fiesta sintiéndose agobiado. No se estaba divirtiendo nada. Afuera encontró al general Farnus, quien tenía el semblante de divertirse menos.

  • ¿No continuas en la fiesta?
  • Estas celebraciones no están hechas para mí. Se comportan como si todo fuese muy bonito, pero ahí fuera la realidad es que vivimos en un infierno y tener que venir solo para cuidar a un crio …
  • Yo ya he estado en el infierno, dos veces, y no se está tan mal.
  • El infierno es ver morir a las personas que te importan, tus amigos y amantes, devorados.
  • Esto… ¿Y por qué dices de cuidarme? Más bien lo que haces es vigilarme por si acaso la lio.
  • Esa es la orden que he recibido. Cuidarte.

Viendo que la conversación no le gustaba y era bastante triste, Carlos decidió irse. Mientras paseaba por las instalaciones se encontró con su maestra.

  • ¿Qué tal en la fiesta? ¿Te has divertido?
  • Que va. Tenías razón. La verdad es que no me quería creer que una fiesta pudiese ser aburrida.
  • Es lo que pasa con los altos cargos, que todo es aparentar pero nunca se ponen en evidencia.
  • Sí. Cambiando de tema. Deberíamos volver al lugar del combate a ver si podemos abrir el portal.
  • ¿Aún quieres ir?
  • Pues sí. Encontré el portal, pero no se podía abrir, aunque creo que sé cómo abrirlo.
  • Como sea. No nos van a dejar salir. Estamos fuertemente vigilados.
  • Hum. Estaba pensando, ya que Sith no está y que vamos a estar aquí una temporada, ¿por qué no aprovechamos y me enseñas el Dark Side?
  • De acuerdo, y aprovecharemos para salir. Vamos a una sala. – Una vez en la sala. – Siéntate en posición flor de loto, como si fueses a meditar y cierra los ojos. Imagínate que estas encerrado en una jaula y que quieres salir. Que hay otras personas como tú, también encerradas y concéntrate en todos tus sentimientos oscuros. Miedo, Dolor, Ira. Siente como van creciendo dentro de ti.

Conforme iba hablando una imagen se mostraba en su mente. Estaba en una jaula donde había muchos Carlos. Todos ellos querían salir, pero no sabían cómo y se obstaculizaban entre ellos creyendo que así conseguirían salir. Sin embargo él sí que veía como salir. Varios Carlos intentaron retenerle, pero les apartó como si fuesen moscas mientras los miraba con aire de superioridad. Salió afuera, pero se encontró encerrado ahora por una muralla. A su izquierda había muchos hombres lobo, los más grandes que había visto, y fueron a por él. Con un movimiento de sus manos invocó dos muros de hielo con estacas apuntando hacia los licántropos, lo que les hizo detenerse en seco. Finalmente sacó sus alas y se fue volando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*